Tenemos 3374 invitados conectado(s)
Mensaje
  • EU e-Privacy Directive

    En cumplimiento con Ley 34/2002, de servicios de la sociedad de la información te recordamos que al navegar por este sitio estás aceptando el uso de cookies.

    View e-Privacy Directive Documents

22
Noviembre
2011

Para que sirve la domótica o que puede hacer la domótica por mi

Para que sirve la domótica o que puede hacer la domótica por mi
funciones_domoticaLa principal ventaja de disponer de una instalación domótica, es que dotamos de cierta "inteligencia" a la casa, de tal manera que hacemos "inteligentes" a los aparatos que antes eran "tontos".

Pongamos un ejemplo: Una bombilla es "tonta", ya que solo podrá hacer una única acción (encender/apagar) desde el pulsador al que físicamente esta unida.

En cambio si dotamos a esa misma bombilla de "inteligencia", podrá realizar más acciones, por ejemplo, podemos hacer que se encienda al detectar presencia o que se apague sola por falta de presencia, podemos apagarla desde un botón de apagado general (junto al resto de luces que hemos vuelto "inteligentes"), podemos temporizar su encendido o su apagado, podemos regularla en intensidad o cambiar su tono de color si se trata de un LED RGB, incluso podemos asociar todos estos controles junto con otros dispositivos de la instalación (ej: persianas, clima, alarma,...) de tal forma que podemos ejecutar varias acciones al mismo tiempo, como por ejemplo:  apagar todas las luces de la casa, bajar todas las persianas, poner el clima a una temperatura menos exigente y conectar la alarma.

Para dotar de inteligencia a los dispositivos convencionales, solo hace falta conectarlos a dispositivos "inteligentes", que son programados para ejecutar las órdenes que nosotros queramos. Es decir, para realizar servicios que nos permitan llevar una vida más cómoda, más segura, y sobre todo, más eficiente desde el punto de vista energético.

Pasemos a ver cómo funcionan.

I. Centralizaciones

jung_controlador_de_estancia_knxUna de las cosas más fáciles de programar y con más uso en una instalación domótica, es el control centralizado de servicios.

Podemos programar un botón (o varios en distintas estancias de la casa) que nos permita mandar ordenes centralizadas a todos los dispositivos. Veamos algunas de las más comunes.

  • LUCES: Un botón de apagado general de luces siempre resulta muy útil.
  • PERSIANAS: Si se dispone de persianas motorizadas en varias habitaciones, es conveniente disponer de un botón que suba/baje todas las persianas de la casa.
  • CLIMA: Podemos programar diversos botones que centralicen órdenes, como cambiar de consigna de temperatura (modos) a todas las habitaciones. Los modos se pueden programar para diversos casos habituales (confort, noche, salir) en los que se ajustan y graban las consignas que nosotros queramos tener en cada modo. de esta forma podemos centralizar en un botón cada modo y lanzarlo a nuestro gusto, por ejemplo puedo poner en modo "noche" todas las habitaciones cuando me voy a la cama, o puedo poner toda la casa en modo "salir" cuando me marcho de vacaciones unos días.

Las centralizaciones son tan cotidianas en el uso de la domótica, que la mayoría de los fabricantes las han implementado en sus dispositivos, de tal forma que al integrador le permite hacer centralizaciones de manera muy fácil, parametrizando los requisitos del cliente sin tener apenas que programar.

Las centralizaciones son posibles desde diferentes interfaces de control en dispositivos fijos (displays táctiles, multibotoneras,...) o también desde dispositivos móviles (smartphones, tablets,...) que cada vez son más demandadas para este tipo de controles centralizados. Incluso en algunos sistemas de control, las centralizaciones están tan integradas con el resto complementos a la domótica (videoporteros, cámaras de video IP, equipos de sonido, equipos de video,...) que desde el mismo interface se puede tener el control de todos los sistemas de la casa.

II. Temporizadores

Cuando se quiere realizar algún evento de manera repetitiva, se hace uso de los temporizadores. Estos vienen definidos por el día de la semana, la hora de comienzo de la acción y la hora del fin de la misma. De esta forma podemos usar los temporizadores cuando queramos que un evento se ejecute de forma repetida los días seleccionados y a la hora elegida.

Al igual que en los sistemas de riego convencionales podemos programar el día y la hora a la que queremos que se riegue el jardín, en una instalación domótica se pueden asignar temporizadores a distintas acciones, como poner los baños a una temperatura superior a la normal en invierno para ducharnos todas las mañanas al levantarnos para ir a trabajar, o bajar hasta cierta altura las persianas de la parte sur de la casa en verano para que no nos entre el sol, pero sin perder luminosidad, por poner algunos ejemplos.

La utilidad de los temporizadores depende de la imaginación del usuario y la elección de dispositivos domóticos que los lleven integrados es crucial para poder hacer uso de ellos.

Al igual que en las centralizaciones, los fabricantes tienen definidos diferentes tipos de temporizadores, algunos aparte del día y la hora también incluyen la elección de fecha de inicio de la temporización, de tal forma que una vez definida la orden que van a ejecutar y programada por el integrador, es el usuario quien puede cambiar los parámetros (fecha, día y hora) a los que se desea ejecutar la acción.

III. Escenas

escenas_domoticaOtra demanda común son las escenas. Una escena consiste en la ejecución de varias acciones al mismo tiempo, de esta forma puedo ordenar a diferentes dispositivos que hagan una acción secuenciada: primero esto, luego esto otro,...

Algunas escenas comunes son:
  • ADIOS: es la escena por excelencia que se encarga de apagar todo en la casa: apaga todas las luces, baja todas las persianas, pone los termostatos de clima en modo "salir" y conecta la alarma. Hay múltiples combinaciones de esta escena, al gusto de cada usuario, por ejemplo, junto con la conexión de la alarma se puede conectar la "simulación de presencia", para que se produzca una "falsa presencia" en la casa (encender las luces de forma temporizada en distintas habitaciones,...) que aleje a posibles ladrones pensando que la casa continúa habitada.
  • HOLA: consiste en sacar a la casa del modo "stand-by" que le produce la escena de ADIOS. De tal forma que desconecta la alarma, sube las persianas, y pone el clima en modo "confort".
  • CINE: para los amantes del disfrute de una buena película. Baja las persianas del salón, baja la intensidad de las luces y enciende el proyector.

Para poder realizar escenas, los dispositivos de la instalación deben estar integrados, es decir, que se "entiendan" mediante un mismo lenguaje (protocolo de comunicaciones). Es decir, a poder ser que sean del mismo sistema domótico, y si no es posible, deberán estar unidos por una pasarela de comunicaciones que interprete las ordenes entre los diferentes dispositivos.

Gracias  a las escenas podemos crear ambientes complejos como combinaciones de luces (LEDs RGB) cambiando la paleta de colores de forma automática, cambiando la intensidad de la iluminación y combinándolo con otros servicios, como encender el proyector de cine y bajar las persianas.

En algunos dispositivos las escenas se pueden grabar, lo que las hace controlables por el cliente, de manera que la escena se va creando al tiempo que se esta viendo lo que se desea reproducir desde un solo botón.

IV. Gestión  de alarmas

seguridad_domoticaEn todas las casas existen riesgos que pueden generar diversas alarmas, desde la más convencional de robo a otras como humo, inundación, o escapes de gas.

Todos estos riesgos están contemplados en el seguro de la casa, teniendo mayor o menor valor en función del patrimonio que suponga la vivienda y su contenido, de tal forma que se puede proteger de forma convencional (o aislada) donde cada alarma tiene su propia "inteligencia" pero no interrelaciona con las demás. O de forma "inteligente", integradas en el sistema domótico, de tal forma que no solo envíe avisos a la Central Receptora de Alarmas (CRA) que podamos tener contratada, sino que pueda interactuar activando no solo avisos o sirenas, sino actuando de forma automática sobre la causa de la alarma para evitar que el daño de esta sea mayor.

Veamos diferentes casos:
  • ALARMA ANTIRROBO: Este tipo de alarmas integradas en el sistema domótico hace uso de elementos comunes como los detectores (de presencia y/o movimiento), de tal forma que estos no solo actúan para la alarma, sino que dependiendo de la situación pueden encender/pagar luces, cambiar modos de clima o conectar la alarma automáticamente si nos hemos ausentado de casa sin dejarla conectada. Gestionando la presencia y con la adecuada programación.
  • ALARMAS TÉCNICAS: Los sensores de humo, de nivel, o de gas que se instalan para detectar fugas de agua, gas, CO2 o incendio en una casa, sirven al mismo tiempo en una instalación domótica integrada para realizar ciertas acciones, como integrar la señal en la CRA de cara a dar información del tipo de alarma a la central, al tiempo que se pueden ejecutar acciones como disparar mecanismos de extinción o activar la ventilación de la casa de forma automática.

El sistema de alarmas se puede programar para que lance escenas combinadas de acciones (acción-reacción) a gusto el usuario, como por ejemplo: en caso de una fuga de agua, corta la llave general, avisar al móvil del usuario, a la CRA,... Si se produce una fuga de gas se puede pone en marcha el sistema de ventilación de forma automática para que evacue el gas al tiempo que realiza las llamadas de aviso, hace sonar una sirena,...en definitiva, lo que se quiera que esté integrado dentro del sistema domótico.

V. Telecontrol

crestron_iphoneLa parte más grafica y en definitiva la que más vende de cara al usuario novel cuando se le enseña un sistema domótico, es el telecontrol del mismo, desde dentro y también desde fuera de casa, con diferentes interfaces móviles, tales como: smartphones, tablets,...o fijos: desde PC, para control centralizado en grandes instalaciones: edificios de oficinas, hoteles,...

Al telecontrol se le viene exigiendo cada vez más, acorde a la evolución de la tecnología que lo porta, de tal forma que si hace unos años el telecontrol se hacía con móvil y mensajes cortos (SMS) que recepcionaba e interpretaba como ordenes el sistema domótico, ahora con la llegada de los smartphones y tablets el control es más visual (iconos) y el diseño más cuidado, creando una sensación de control total en luces, clima, persianas, escenas,...llegando a poder variar a nuestro gusto niveles de luminosidad, paletas de colores RGB, nivel de subida de persianas, temperatura de consigan o modos,...lo que se quiera.

Si además, la exigencia nos pide la integración de otros complementos de domótica, tales como: videoporteros, cámaras IP, multimedia,...un sistema de control domótico integrado es capaz de meter todos estos controles en la misma interface, de cara a facilitar el manejo del usuario final y la usabilidad del mismo, de forma que en pocos minutos es capaz de aprender a controlar toda la instalación.

Esta constante evolución de los sistemas de control, antes con su propio hardware y Software dedicados, ha llevado a las empresas de domótica a crear nuevos productos de software de control que se puedan instalar y configurar en los smartphones más demandados (iOS, Android,...) y en las tablets de uso cotidiano como una función más: la del telecontrol domótico.

VI. Eficiencia energética

control_energetico_domoticaUna de las grandes ventajas de la domótica: el consumir la energía de forma eficiente, que históricamente ha sido infravalorada cuando el coste de la energía era bajo y no se conocían (o no se valoraban en su justa medida) las implicaciones medioambientales de hacer un uso correcto y responsable de la energía, implica en la actualidad, a la busqueda de mecanismos de control que permitan, consumir la energía justa, sin disminuir el confort.

La instalación de un sistema domótico, permite controlar los diferentes servicios que consumen energía, utilizando los mismos dispositivos que se utilizan para diferentes controles, como pueden ser los sensores de presencia o movimiento, que se pueden programar para cambiar los modos de climatización, apagar luces o desconectar electrodomésticos de forma automática en condiciones de ausencia o falta de movimiento de personas.

Otras acciones de reducción en consumos pueden venir por conseguir hacer una planificación óptima de los electrodomésticos usando los temporizadores, si se dispone de diferentes tarifas según la hora del día, ajustar al intensidad de las luminarias en función de la luminosidad interior o apagado del termostato de una zona si se está ventilando, mediante contactos magnéticos que nos indiquen que las ventanas están abiertas.

Las posibilidades de ahorro son cuantiosas, sobretodo en grandes edificios consumidores, como: hoteles, oficinas, aeropuertos, alumbrado público,...donde el retorno de la inversión se puede cuantificar en pocos años.

Existen contadores y software de medición, para según el caso poder traducir los datos a gráficos y estadísticas que el usuario pueda comprender, de cara a poder evaluar las diferentes acciones que se programen en el sistema domótico que ayuden a la eficiencia energética.

Estos contadores (smart-metters) se pueden integrar como un dispositivo más del sistema domótico, de forma que se puedan ejecutar acciones dependiendo del consumo, como por ejemplo ir apagando servicios de forma jerárquica delimitados por la propia tarifa eléctrica.

Los servicios que nos vendrán en el futuro, dentro de una red de electricidad distribuida (smart-grid), serán de este tipo, con posibilidad de ajustar al tarifa al consumo.

VII. Integración con otros sistemas y complementos

iddero_hc2_camarasipUna vez conseguido el control de algunos sistemas de la casa (luces, persianas, clima, alarmas,...) querremos más, es decir, poder controlar otros como: el sistema de apertura de puertas de la casa con el videoportero, las cámaras IP, el audio multiroom y el video del cine en casa.

El usuario, puede por ejemplo, entrar en la casa mediante un control de huella, llave RF, código de números, integrados en el videoportero de tal forma que si "se entiende" con el sistema domótico, se lanza una escena que abre la puerta de la calle, le enciende la luz del recibidor si es de noche, le abre la puerta de casa y le enciende la luz del hall, al tiempo que desconecta la alarma y cambia el clima a modo confort.

Si se dispone de sistemas domóticos de control, se podrá controlar todos los sistemas desde un terminal (fijo: pantalla táctil empotrada, o móvil: smartphone o tablet), pudiendo seleccionar la lista de canciones a escuchar, o lanzar una escena "Cine" que le crea el ambiente adecuado para poder elegir la película que se quiere disfrutar en ese momento.

Todo el sistema de cámaras IP (CCTV) también puede ser integrado de cara, por ejemplo, a grabar cuando se detecte presencia.

Hay complementos de todas las clases que se pueden integrar: desde grifería domótica con sensor que corta el agua, ajuste de temperatura y efectos luminosos hasta los controles de sistemas como: piscinas, riego,...que pueden aprovechar la integración domótica para mejorar el ahorro aprovechando otros dispositivos ya instalados, como por ejemplo, hacer uso de la estación meteorológica para bloquear el riego si llueve, utilizar un control de célula fotovoltaica de seguridad para el cierre automático de la cubierta motorizada de una piscina por ausencia en la misma de varias horas.

En definitiva, la integración domótica permite tener el control total de los sistemas de la casa y reducir el número de elementos particulares de cada instalación.

VIII. Inteligencia

smart_home_domotica

Una de las cosas que más se le debiera pedir a la domótica, es que fuera inteligente, es decir, que "la casa" reaccione por si sola de manera automática ante situaciones de acción-reacción, del tipo: si pasa esto, entonces, haz esto otro,...de tal forma que se realicen acciones sin que los usuarios tengamos que preocuparnos, pero teniendo el control en todo momento si se quieren cambiar los comportamientos automáticos.

 

En las otras secciones hemos visto como se pueden realizar ciertas acciones lógicas de manera automática, como por ejemplo, subir/bajar las persianas de la casa cuando es de día/noche, apagar las luces de una zona cuando no hay nadie, subir la consigna del termostato a una hora prevista,...

Todas estas acciones se pueden definir dentro de un comportamiento inteligente que marcará el usuario y que el integrador profesional deberá programar.

Es cierto, que no todo se puede hacer o puede plantear serias dificultades, por las propias condiciones del sistema a regular, por ejemplo: conseguir una reacción inmediata al cambio de luminosidad en una habitación.

Esto nos lleva a tener que analizar la factibilidad de las demandas del usuario a la hora de definir los comportamientos que se quieren automatizar, a fin de que el profesional pueda evaluar el grado de dificultad en lograr hacer lo que se pide. En el mismo ejemplo de autoregulación lumínica, se puede lograr fácilmente encender la luz de la habitación 100% cuando la luminosidad sea menor a cierto umbral y se detecte presencia, apagándose si se detecta ausencia en un periodo de tiempo determinado.

El objetivo final de la domótica debe ser: facilitarnos la vida de una manera segura y eficiente, por lo que exigirle inteligencia a nuestro sistema debe ser uno de los condicionantes a la hora de adquirir este tipo de servicios, si se quiere disfrutar de una vivienda inteligente.

Categories: Conceptos básicos

Comentarios (0)

Déje un comentario

Por favor autentifícate para dejar un comentario.